Blog

paz11

COMO SOBREVIVIR DESPUÉS DE UN SUICIDIO FAMILIAR

Por: Lorena Guadalupe Hernández Pérez

Comentarios: aftercare@funeraleshernandez.com

@LoreGuadalupe

Si hablamos del suicidio quizá lo más importante al respecto sería el camino hacia su prevención.  Sin embargo, esta semana recibí un correo que me hace escribir sobre el dolor que invade a aquellos que tienen que vivir con el hecho de que alguien a quien amaban consideró que la mejor opción en su vida, o más bien la única era suicidarse.

Si el duelo por la muerte de un ser querido es difícil de sobrellevar, el duelo ante un suicidio es mucho más profundo y el camino para sanar más arduo.  La persona puede tardar años en sanar.  Es probable que todavía durante el segundo o tercer año aún se pueda sufrir bastante y esto no quiere decir que se trate de un duelo patológico, simplemente es un duelo más difícil.  En muchas ocasiones es recomendable que se tenga ayuda de un profesional para que ayude a superar este tipo de duelo.

En la familia o los seres queridos sobreviviente surgen preguntas que no solo son difíciles de contestar, sino que en muchos de los casos se tornan incontestables.  ¿Por qué lo hizo? ¿Pude haber hecho algo para que esto no pasara?  ¿Por qué no me di cuenta a tiempo?  ¿Soy yo el responsable? Lo mejor es no atormentarse buscando respuestas.

Es difícil el saber porque una persona decide terminar con su vida, lo único realmente cierto, es que estaba pasando por un estado de sufrimiento y desesperanza al punto que decidió morir para acabar con este sentimiento.

Entre las reacciones más frecuentes en los sobrevivientes esta el querer reunirse con el ser amado.  Esto sucede ante cualquier muerte, y en el caso de suicidio es más frecuente.  De alguna manera, la persona que murió nos enseñó con su conducta que había un camino rápido para salir del dolor y podemos tener la tentación de imitarlos.  El sentir esto no debe asustarnos.  Con seguridad esta fase pasará con el tiempo.  Sin embargo, si esto se torna en un sentimiento frecuente y empiezas a tener en mente la forma de conseguirlo, es mejor que busques la ayuda de un profesional.

La incredulidad ante el hecho también se presenta frecuentemente.  No es fácil aceptar que alguien a quien amamos se suicidó. Es posible incluso que empecemos a formular otras hipótesis en torno a la muerte, podemos pensar que aunque parezca suicidio en realidad fue un accidente o incluso que se haya tratado de un homicidio.

Estar enojados también es normal y comprensible.  Se puede estar enojado con la vida, con quienes consideres responsables, con la persona que murió e incluso con Dios.  Es mejor vivir esta rabia, es una reacción normal y nada reprochable.

Sentirse avergonzado ante las amistades, la sociedad y ante Dios también suele ser usual.  Esto es la causa de que muchas veces la familia evite hablar de lo ocurrido y el tema se vuelva un tabú.  No obstante ocultarlo no lo borrará y solo traerá más dolor.

Curiosamente, las amistades que quieren ayudarte, no saben si hablar o no del tema.  Tienen miedo de herirte y prefieren no decir nada.   Sin embargo, hablar del hecho con amistades y entre los miembros de la familia ayudará a sanar más rápido.

Y ¿Qué tal la culpa?  Se puede sentir culpa de no haberse dado cuenta, de no haber cuidado a la persona lo suficiente, de no haberle escuchado, de… La lista es interminable.  Es frecuente que se nos olvide todo lo bueno que se hizo por la persona que murió y que en nuestra mente solo esté todo lo que dejamos de hacer o las veces en que discutimos o reñimos con esa persona.

Si estas pasando por esto, recuerda que tu no elegiste ese fin para él o ella, que como ser humano tomó esa decisión y ni tus palabras, ni tus consejos, provocaron este suceso o podrían haberlo evitarlo.

La vida continúa.  A pesar que al principio parecerá imposible seguir, poco a poco tu vida volverá a la normalidad y podrás incluso perdonar todo.  A ti, a Dios y a la vida misma.  Perdona a la persona que decidió quitarse la vida por todo el daño y dolor que te ha causado.  Permítete poco a poco empezar a disfrutar de nuevo sin culpa y sin resentimiento y ama a esa persona en tu recuerdo, por todo lo que fue y significó para ti.

sin Comentario

36

Condolencias Y Comentarios